El marketing digital, el gran salvavidas de la economía para el 20217 min read

Cinco razones del por qué el marketing digital es el gran salvador de la economía para el próximo año.

La pandemia ha acelerado una crisis económica a la que nos toca enfrentarnos para sobrevivir y las empresas empiezan a preocuparse, no solo por el cierre de este atípico año, sino por cómo vendrá el 2021.

Si sacamos el lado positivo de todo esto, podemos decir que todas las compañías se han visto obligadas a acelerar la transformación digital, además de adaptarse a los cambios en las necesidades de los consumidores a través de soluciones a corto plazo. Parece que las compañías han necesitado un golpe de realidad para poner en práctica verdaderas soluciones digitales y adelantarse así a los tiempos que vengan.

Ahora bien, según el estudio de Think With Google, existen cinco puntos predictivos que pueden valorarse para una futura recuperación económica tras la pandemia. El objetivo del gigante digital es que las empresas optimicen sus esfuerzos estratégicos y hagan crecer su negocio con las herramientas que han actuado como salvavidas en los últimos meses:

  • Recuperación económica y crecimiento empresarial a través de la transformación digital

A la incertidumbre no se acostumbra nadie, pero no nos queda más remedio que vivir con ella. Nadie sabe si 2021 será mejor o peor, pero lo que sí está claro es que las empresas tendrán que empezar a pensar en largo plazo si quieren salvar su negocio.

Para empezar, el comportamiento de los consumidores ha cambiado desde que el Coronavirus llegó como golpe seco a nuestra olvidada antigua normalidad. Es probable que estos hábitos se consoliden definitivamente y las compras online sean el nuevo denominador común del consumo. Esto se traduce en una importancia mayor a los espacios virtuales y a cambios rápidos en intereses y necesidades de los consumidores.

El consejo que Google propone es que las organizaciones empiecen a replantearse su modelo de negocio e intentar así optimizar su agilidad, mejorar sus habilidades técnicas y basar las decisiones en datos. Este último punto de especial importancia, debido a que la medición nos resolverá la duda de si vamos o no por el camino correcto. De hecho, estas herramientas basadas en la data pueden ser la solución para satisfacer la cambiante demanda de los consumidores y aumentar el valor de las inversiones en marketing.

La transformación digital, necesaria desde hace mucho tiempo y obligatoria en tiempos de COVID-19, ha aumentado la necesidad de incrementar la experiencia en marketing digital. Las marcas deben aprovechar para impulsar sus valores a través de este tipo de acciones para responder con mayor agilidad y disponer de un marco sostenible en el futuro.

  • El comercio electrónico y la nueva experiencia de compra

El miedo se apodera de los ciudadanos y el distanciamiento social se ha vuelto el hábito más demandado. Esto hace que los eventos con multitudes, o simplemente compartir espacio con desconocidos, se vuelva una decisión casi imposible para muchos. La experiencia en tienda ha pasado por una crisis de demanda, además de que los comercios se han visto obligados a reducir el aforo.

A pesar de esta tendencia a lo online, los puntos de venta físicos siguen siendo cruciales en una marca. Con la tendencia digital en crecimiento, cabe destacar que el consumidor no se ha pasado por completo a la experiencia online, sino que sus nuevos hábitos combinan las dos acciones. La demanda de experiencias físicas sigue siendo crucial en estos momentos, aunque en ocasiones la compra se haga de forma online.

Por tanto, Google aconseja replantearse su oferta con experiencias nuevas mientras crean un entorno seguro con el que el consumidor se sienta cómodo. Las tiendas físicas han pasado a ser los escaparates atractivos que den prioridad a los artículos y sensaciones más importantes para el cliente. Además, estos nuevos hábitos también han traído consigo factores decisivos a la compra que antes no nos replanteábamos: Opciones de recogida flexibles y digitales junto con variedad de métodos de pago.

  • La experiencia, también en aplicaciones

Con el móvil como el dispositivo más usado, no es de extrañar que las aplicaciones se hayan vuelto más presentes que nunca. Desde las redes sociales, hasta los videojuegos, pasando por aplicaciones referentes a la salud. Todas ellas mejoran nuestra vida y nos mantienen conectados.

Los datos que ofrece Google es que, a principios de 2020, el tiempo en aplicaciones creció un 20% debido al duro confinamiento que nos tocó cumplir. Durante este tiempo, las aplicaciones permitieron a las empresas mejorar sus servicios y la satisfacción de los clientes a la vez que mantienen el distanciamiento social y reducen los costes. Así fue como los restaurantes sobrevivieron, gracias a aplicaciones delivery que les permitieron seguir en contacto con su cliente y ofrecerle un buen servicio en uno de los momentos más difíciles.

Tras el confinamiento, muchas de estas marcas han seguido con esta tendencia digital a través de aplicaciones y han visto que funciona. La gente no elige, sino que combina ambas opciones para mejorar su experiencia con el producto o servicio ofrecido por la marca. Por ello, el consejo de Google es hacer esto de forma estratégica para aportar más valor a los consumidores.

  • Comercio internacional

Los datos apuntan a que la mitad de los consumidores que hacen compras al extranjero en EMEA no han cambiado su comportamiento, a pesar de las interrupciones que ha habido en las cadenas de distribución. Aun así, las tendencias surgidas siguen un ritmo nuevo a través de compras transfronterizas. Según Google, el 20 y el 40% de los consumidores de Europa Occidental compran comida y productos de cuidado personal online más que antes de la pandemia. En cambio, con la aceleración de la transformación digital, entre el 12 y el 25% de los consumidores de EMEA hacen compras transfronterizas.

Este aumento es debido a varios motivos. Por un lado, el consumidor pasa más tiempo navegando por la web y descubriendo nuevos productos. Además, las compras online durante el confinamiento han sido la opción más cómoda y ese hábito llega hasta nuestros días. Por último, algunos productos se han agotado en las tiendas locales, lo que hace que los consumidores se decanten por productos y precios online.

Google afirma que el comercio internacional será clave en el crecimiento empresarial de la pandemia. El gigante tecnológico prevé que el comercio mundial se intensifique en los próximos cinco años, por lo que veremos a las empresas diversificarse con nuevas estrategias geográficas para satisfacer la demanda mundial y prepararse para el futuro.

  • Tendencias de consumo en 2021

La pandemia nos ha mostrado cambios acelerados en los hábitos del consumidor. Algunos no eran nuevos, sino que la tendencia que seguían desde hace años aumentó con el COVID-19. Para conocer estos cambios debemos tener en cuenta que se reflejan en el comportamiento digital, en lo que buscan los usuarios y también en cómo lo buscan.

En la actualidad, los consumidores están obligando a las empresas a innovar. Han cogido las riendas y no tienen intención de soltarlas. Además, estamos interactuando con un consumidor cuya necesidad de información es cada vez mayor y cuyas expectativas son las mismas en todas las categorías de productos. Esperan recibir su paquete rápido y sin problemas, cuando la costumbre antigua era recogerlo en tienda. Por otro lado, cabe destacar que el consumidor está transformando la demanda con cambios cada vez más dinámicos en su comportamiento.

Google explica con estos datos a las empresas que ellas mismas deben estar al día de estos cambios que les afectan de forma directa. De hecho, si las empresas quieren recuperarse económicamente y seguir creciendo, deberán diferenciar entre lo urgente y lo importante, teniendo en cuenta diferentes aspectos:

– Basarse en datos e identificar los cambios en el comportamiento de los consumidores.

– Responder de forma ágil a los cambios de sus clientes.

– Usar sus datos para mostrar la información adecuada en el mes oportuno.

– Priorizar la privacidad en sus estrategias basadas en datos para seguir fomentando la confianza en los clientes